Kindle, a secas

Inauguramos nuestro Blog hablando del modelo más sencillo de e-Reader de Kindle, el de pantalla Ink de 6″, el que no tiene apellido detrás, el Kindle.

20131213_122516

¡Va con botones!

Pues sí, queridos lectores, el Kindle es un dispositivo que no tiene pantalla táctil y debemos navegar utilizando teclas, “a la antigua usanza”. Esto puede echar para atrás pensando que es un cacharro que se va a quedar obsoleto en cuatro días, porque estamos en la época de las pantallas multitouch.

Nada más lejos de la realidad, esto tiene sus ventajas:

– Tras el estupor inicial y la sensación de haber retrocedido diez años, te acabas acostumbrando (normal por otro lado) en gran parte porque los botones están colocados estratégicamente. Es decir, sólo vamos a utilizar el Kindle para leer, PARA NADA MÁS, y los botones de avanzar y retroceder página los tenemos a ambos lados de la pantalla y se pueden accionar con el pulgar de la mano con la que sujetamos el e-reader, hecho que resulta realmente cómodo si vas apoyado en el metro o quieres leer estirado en la cama.

– Es un dispositivo anti-niños. Si lo ven por casa y lo trastean, en escasos segundos muestran un interés cero, algo similar al que muestran a una cafetera (de las de antes, no las Nespresso). Intentan infructuosamente pulsando en la pantalla ver que hay más allá de las letras y tras el correspondiente cabreo, lo dejan a un lado.

Funciona como un libro, si no tienes luz no lees.

La pantalla del Kindle no tiene luz integrada: como pasa cuando lees un libro, cuando estás con poca luz no puedes leer. Pues nada, como se ha hecho toda la vida. Por contra, la pantalla cuenta con tinta electrónica y la sensación es similar a la de leer un libro en papel, se elimina la sensación de cansancio que pueda provocar a algunos lectores la pantalla iluminada.

20131213_122333

Mi consejo es que os compréis también una funda que proteja la pantalla, porque cualquier golpe que dañe la pantalla provocará que permanentemente allí donde se dé el golpe nos salga un punto de tinta que nos saldrá en cada página.

Y finalmente, destacar que tiene un precio similar a los e-readers de inferior calidad que podemos encontrar en las tiendas. Es un dispositivo genial para devorar libros, que al final es de lo que se trata.